Planes de protección del entorno

Fecha

Share on facebook
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

¿Derecho o privilegio?

No todas las curvas a aplanar son las de la pandemia. ¿Qué pasa con las de CO2? En loss meses pasados Fernando Prieto (Observatorio Sostenibilidad) y Jonathan Gómez Cantero
(El Tiempo de Castilla-La Mancha Media), comparaban la curva de la pandemia con la del clima.

El escenario es desolador y demuestra una vez más, varias cosas: que no aprendemos de los errores, que las decisiones importantes siguen sin tomarse con el rigor científico que se merecen y que la destrucción de la naturaleza ha estado en el origen de la crisis, y por lo tanto, debemos restaurar y conservar la biodiversidad.

Una cosa está clara, la acción temprana produce menos pérdidas que la inacción. ¿No es momento entonces de preservar el entorno de otra forma?

“SOMOS TOTALMENTE DEPENDIENTES DE LA VEGETACIÓN”

Con cada paso que se da hacia las urbes, nos desvinculamos cada vez más del entorno natural que nos ha dado forma. El sedentarismo y el trabajo cada vez más industrializado, hacen de las ciudades lugares de convivencia cada vez más densos que desvinculan a los seres humanos de la naturaleza. Esto nos hace olvidar nuestro patrimonio natural, el cual nos vincula a una identidad cultural.

Interferimos en el planeamiento de desarrollo e instrumentos complementarios urbanísticos, realizando previamente un estudio exhaustivo de la realidad actual del municipio. Para ello contamos con un grupo de investigación que analiza de forma individualizada diversas áreas, tales como urbanismo, educación, patrimonio material e inmaterial, historia, biología…

Dejémonos de ver nuestro entorno como un privilegio y convirtámoslo en un derecho.

Más
Artículos