BIOFILIA NO ES UNA TENDENCIA, SIEMPRE ESTUVO AQUÍ Y HA VUELTO PARA QUEDARSE (PORQUE ES NECESARIA)

Fecha

Share on facebook
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
salon biofilia

Puede que como tendencia decorativa sí haya determinados sectores que están sucumbiendo a la proliferación del verde en sus negocios ( lo malo es que en muchos casos son de plástico y así no sólo no aportan nada sino que son una fuente más de contaminación).

¿En qué consiste el Diseño Biofílico?

El diseño biofílico incorpora elementos naturales en espacios urbanos o interiores para intentar reproducir a la naturaleza con el objetivo de ayudar a que las personas se sientan mejor y conecten nuevamente con el espacio en el que se encuentran.

Este tipo de diseño arquitectónico ayuda a que los ciudadanos que se sienten en armonía con el entorno que los rodea y ganen bienestar. Basado en el positivismo, calma, tranquilidad, y energía, el diseño biofílico genera una arquitectura orientada a la felicidad de las personas.

Este tipo de diseño también tiene paradójicamente efectos a la hora de aumentar la productividad tanto en el trabajo como a la hora de estudiar, ya que permite controlar el estrés y potencia la creatividad.

LOS TRES PUNTOS CLAVE DEL DISEÑO BIOFÍLICO

  • Introducir elementos de la naturaleza.

Lo primero es conseguir espacios que se asemejen lo máximo posible a la naturaleza. Debemos centrarnos en estímulos sensoriales como olores, sonidos, gustos y sensaciones producidos por objetos propios de la naturaleza. Esto se puede lograr con áreas de trabajo ubicadas junto a ventanales con vistas a elementos naturales como montañas, agua o cielo y, en lugares cerrados con la presencia de plantas o jardines verticales. Se puede lograr un fin parecido al introducir sonidos de agua u olores naturales y con elementos estimulantes en movimiento, como cascadas.

Es muy importante tener contacto con aire fresco, ya sea a través de ventanas o de terrazas. Un aspecto importante en el diseño biofílico es la conexión biológica con los cambios estacionales, especialmente en ciudades en las que estos cambios no son tan marcados, que puedan percibirse con la introducción de plantas que crezcan o mueran según la estación del año.

  • Naturaleza análoga.

Se trata de incorporar en la construcción la presencia de la naturaleza, imitando formas propias del entorno vivo y natural. Al mejorar la conexión con las formas de la naturaleza, como las plantas o los árboles también hay que trabajar con elementos artificiales que recreen estas formas.

Una manera de aplicar este punto del diseño biofílico es empleando colores naturales o determinadas formas que puedan evocar elementos naturales y crear el mismo efecto en el ser humano, se logra el mismo efecto con materiales como la madera, la lana, el cuero o la piedra.

  • Naturaleza del espacio.

Consiste en priorizar los espacios abiertos en la construcción que proporcionen una sensación de bienestar y descanso, no solo se trata de incorporar plantas o elementos de madera, sino de crear espacios en los que los empleados o los usuarios quieran ir a trabajar. Una vista despejada da sensación de amplitud y libertad o creando zonas de relajación y lectura.

Hay que enfocarse en que los elementos estén balanceados creando espacios en los que la gente pueda sentir que conecta con la naturaleza en todos los sentidos, no solo incorporando elementos como plantas o agua sino también simulando la amplitud y libertad que se siente estando en espacios naturales.

Si quieres saber más sobre biofilia visita nuestro post: https://norpromenade.com/blog/como-mejora-nuestras-vidas-la-biofilia/

 

Más
Artículos