El nacimiento de espacios vegetales

Fecha

Nacemos para trabajar por una causa y no por las
consecuencias

A medida que las ciudades aumentan, se deslizan verticalmente hacia el cielo en bloques de ladrillo y hormigón. Este movimiento produce que seres vivos vivamos más confinados y más en desafecto con nuestro entorno. La desvinculación con la naturaleza no solo provoca daños físicos y mentales irreversibles, si no que le precede una pérdida de identidad cultural y por lo tanto de saber quién somos y hacia dónde vamos.

A todo este problema, hay que sumarle la pérdida de la diversidad de la fauna autóctona, cambio climático y unos altos niveles de polución que a cada paso afectan a una mayor parte de la población con problemas respiratorios, entre otros.

Nace NorPromenade entonces, con el fin de dejar un mundo mejor, más verde, más sostenible y sobre todo, más conectado con el entorno que nos rodea. El paisajismo y los planes de protección no solo sirven para reverdecer el entorno. Nosotros vamos más allá. El patrimonio tangible e intangible no puede seguir en desconexión y la sociedad no debe seguir negándose a disfrutar de lo que le pertenece.

“Los sitios culturales y naturales forman el entorno del que los seres humanos dependen psicológica, religiosa, educacional y económicamente. Su destrucción, e incluso su deterioro, será perjudicial para la supervivencia de nuestra identidad, nuestro país y nuestro planeta. Tenemos la responsabilidad de preservar estos sitios para las futuras generaciones”. Compromiso con el Patrimonio Mundial, Foro Juvenil del Patrimonio Mundial, Bergen (Noruega)

Comencemos entonces pues, a concebir la ordenación y el planeamiento de nuestras aldeas, pueblos y ciudades de una manera estructurada, ordenada e inclusiva y no como elementos aislados

Más
Artículos